3/10/11

Un día cualquiera



Hace más de 5 años que realize esta ilustración y, aún cuando graficamente no es una obra de arte, nunca va a dejar de gustarme la manera en que logre plasmar lo que estaba viviendo en esa etapa de mi vida.

Todavía era un joven universitario a media carrera hambriento de conocimiento; prefería Corel draw sobre ilustrador, el logo de photoshop era el de unas plumas, se me hace que Plutón aún era un planeta y seguía sin poder definir de manera correcta el termino "Diseño gráfico".

Ese semestre empecé a llevar las clases en un horario vespertino, lo que me abrió las puertas a poder conseguir mi primer trabajo como diseñador en la empresa de un familiar por las mañanas. 

Siempre optimista, ganando muchisima más experiencia que pesos, cargaba con toda la responsabilidad gráfica de aquel modesto negocio. Me pedían muchas cosas nuevas para mi, pero nunca supe decir "No puedo" y ahí me tenían buscando como loco como preparar un archivo para imprenta ¿72 dpi? ¿300 dpi? todo era tan confuso en esos tiempos.

Saliendo del trabajo me iba corriendo cargando mi vieja laptop HP, buscando un camión con ruta al centro, me acomodaba en un asiento hasta el fondo, recargaba mi cabeza a la ventana y abrazaba mi maletín con la esperanza de que siguiera ahí cuando despertara de mi recorrido.

-¡Una Torta de cochinita y un refresco de manzana para llevar, por favor! - Mi orden de siempre en el, ya extinto,Din Dans, una fondita de comida que se encontraba enseguida de la Universidad.

Engullía mi comida velozmente, cual si fuera una anaconda del mismísimo Brasil, todavía no terminaba de limpiarme la boca de salsa, cuando ya me estaba chutando alguna clase de técnicas de representación gráfica o tratando de descifrar que es lo que mi profesor marihuano de Semiótica quería decir con "los niños bajan del cielo sembrando calabazas"

Salía de clases agotado, el sol ya tenia rato que se había ocultado y yo todavía tenia una novia a cual visitar, amigos marcándome indignados que si porque ya no salia a pistear con ellos en lunes y un montón de tareas por terminar.

Solo se me ocurría que para poder seguir así 5 días a la semana, tendría que aprender a dividirme en cuatro, y justo en ese momento, tome mi lápiz 2B, un pedazo de papel y realize el boceto de lo que luego se convertiría en vectores en Corel Draw y finalmente una ilustración que hasta el día hoy me sirve como motivación para entender que la vida se trata de esto, hacer las cosas que amas, esforzarte por ellas y al final del día decirte a ti mismo:

"No te rindas cabrón"

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó! jaja Alguna vez desayune en el Din Dans, yo estudié en la San Miguel cuando estaba por la Buelna, ésta historia te va a llenar mucho mas de orgullo cuando se la estés contando a alguno de tus hijos. Ánimo, si cuesta trabajo es que lo estas haciendo bien.

Julieta

Tururuu' dijo...

Wowwww ! No dejas de sorprenderme,siempre robándome sonrisas!

Leinad dijo...

Una buena reflexión que quisiera compartir con la gente..

Juan Fandiño dijo...

Que motivador este escrito. Felicitaciones porque eres muy talentoso, tu imagen de Dios y del Render rompió record de compartir en mi pagina de facebook.

José dijo...

Excelente, primera vez que visito tu blog, muy motivador, tengo que estudiar y es adictivo sigo mirando tus páginas y este mensaje me hace ver las cosas con más claridad. Muchas gracias por tu ejemplo, desde hoy todos los días me diré "No te rindas huevón" como decimos aquí en Perú suerte, eres un grande.

azulll!!!!! dijo...

Ayy que bonito, me has motivado simon no hay que rendirnos, aunque nos este llendo mal, verdad, Gracias men, thanks dude.Por cierto, hize un album, de algunas de mis imagenes preferidas, en mi perfil, y puse una image tuya como portada espero no haya problema. Saludos, boy, suerte y exitooo :)!.Paz.

Marissa Valenzuela dijo...

No se como decirte, que con esta imagen y esta historia tuya tan bien contada me pusiste chinita la piel... porque en este instante estoy tal como tu, divida en 4... en 5... en muchas cosas... esposa, madre, hija, hermana, amiga, tesista, empleada...
Las horas no alcanzan.. pero uno se puede rendir.

Eres genial! Simplemente genial.. te he visto aqui en silencio mucha veces, pero con esta me ganaste. Gracias.. me robas una sonrisa siempre con tus ilustraciones. Lo haz hecho excelente, sigue sin rendirte. Bendiciones.

Anónimo dijo...

Ya llevo rato viendo el blog :) tristeza la pirateria (la cual ya he visto en el DF)

Y si que suele sucedernos el sentirnos divididos.... Dimelo a mi xD

Inspirador, a seguirle echando ganasy como buenos mexicanos que somos... No nos rajamos!!!!

Felicidades!!!

(ya te buscaré por fb jojojo)

Anónimo dijo...

jaja Inspirador la verdad, yo aun no eh empezado la Universidad pero me motiva a prepararme para lo que viene. Gracias por la inspiradora Historia y ¡Felicidades por no rendirte!